Nachos con Guacamole Fit: ¡Prueba estos deliciosos y saludables Nachos hechos con Pan de Pita al Horno!

¿Por qué nachos con Guacamole?

Para nosotros esta deliciosa receta mexicana es una perdición, por ello queríamos experimentar con una receta algo más saludable que nos evite “atiborrarnos” de nachos o patatas fritas para untar el Guacamole.

Además, es una receta fácil y rápida que te permite salir del paso en esos días que no te apetece para nada ponerte el mandil y empuñar tus herramientas de cocina.

A continuación, te dejamos un enlace a nuestra cuenta de Instagram donde mostramos como hacer esta deliciosa receta, más abajo encontrarás el método descrito paso por paso si prefieres leerlo, y para finalizar una breve historia sobre el origen de los Nachos con Guacamole.

Receta de Nachos con Guacamole en nuestro Instagram @masante.fitness

Ingredientes

Los ingredientes de esta receta son sencillos de cocinar, a la par que deliciosos.

  1. Pan de pita.
  2. Aceite de oliva.
  3. Sal.
  4. Pimienta.
  5. Pimientos Verdes.
  6. Cebolla.
  7. Limón.
  8. Aguacate.
  9. Orégano.
  10. Pimentón.

Preparación

El método de preparación de esta receta no te llevará mucho tiempo, ¿estás listo/a?

  1. Abre un aguacate y vierte su contenido en un bol. Machácalo con un tenedor hasta que esté bien aplastado.
  2. Añade el zumo de limón, la cebolla picada y los pimientos.
  3. Mezcla todo y añade una cucharada de aceite de oliva.
  4. Salpimienta a tu gusto y deja tu mezcla reposar en la nevera.
  5. Corta el pan de pita en triángulos y añádeles aceite de oliva, pimentón, ajo en polvo y orégano.
  6. Y al horno durante 15 minutos a 150ºC.

Cuando tengas tu pan de pita bien dorado y crujiente, junto con tu mezcla bien fría de la nevera podrás disfrutar de esta deliciosa y saludable receta. Compártela con tus amigos/as y disfruta de un “picoteo” de calidad!

Historia de los Nachos con Guacamole.

Hace muchos años, en el pequeño pueblo de Piedras Negras, México, vivía un chef llamado Ignacio Anaya. Era conocido por su creatividad en la cocina y su habilidad para transformar ingredientes simples en delicias irresistibles. Un día, en 1943, un grupo de mujeres estadounidenses esposas de militares, cruzó la frontera para disfrutar de la hospitalidad mexicana.

Esa noche, el restaurante donde trabajaba Ignacio estaba abarrotado, y las mujeres tenían hambre. Sin embargo, la cocina estaba a punto de cerrar, y Ignacio se encontró sin muchos ingredientes. En un esfuerzo por complacer a sus invitadas, decidió improvisar.

Ignacio tomó tortillas, las cortó en triángulos y frió hasta que quedaron crujientes. Luego, rápidamente preparó una mezcla de queso fundido, jalapeños y otros condimentos. Colocó los triángulos de tortilla en un plato y vertió la mezcla de queso sobre ellos. Las mujeres quedaron encantadas con esta creación improvisada y preguntaron por el nombre del platillo.

Ignacio, pensando en su propio nombre, les dijo que eran “Nachos especiales de Ignacio”. Las mujeres lo encontraron divertido y apodaron a la delicia “Nachos”. La noticia de esta nueva creación se extendió rápidamente y se hizo popular tanto en México como en Estados Unidos.

Con el tiempo, los Nachos evolucionaron, y uno de los acompañamientos favoritos que surgió fue el guacamole. La combinación fresca y cremosa del aguacate con los Nachos crujientes se convirtió en un clásico, y la historia de Ignacio Anaya y sus Nachos con Guacamole se convirtió en una leyenda culinaria que perdura hasta el día de hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página web utiliza cookies   
Privacidad